SUSTITUCION DE LA BOMBA DEL AGUA


En todo motor refrigerado por agua el cometido de la bomba de agua resulta de decisiva importancia para el funcionamiento del motor dentro de los márgenes de temperaturas para el que se halla calculado. La misión de la bomba de agua es en pocas palabras impulsar al refrigerante a lo largo de todo el circuito de refrigeración, forzando su velocidad de circulación para así hacer mas efectiva la evacuación del calor desarrollado por el motor. En la inmensa mayoría de los casos se utilizan bombas centrífugas, cuya turbina arrastrada por el giro del cigüeñal, impulsa el necesario flujo de agua en el interior del sistema de refrigeración.

Prácticamente todos los motores aprovechan el giro propio del cigüeñal para mover el rodete o turbina que impulsa el agua del circuito en su recorrido desde las zonas de calor a las de refrigeración, para ello la misma correa que arrastra el alternador y también al ventilador, en el caso ya poco probable de montar uno clásico en lugar del eléctrico, que permite una mas rápida puesta en temperatura y no resta potencia al motor.

Teóricamente la bomba de agua tiende a plantear pocos problemas, pues es una pieza bastante simple, sin complicaciones de ningún tipo. Sin embargo, a la hora de la verdad, y sobre todo en determinadas marcas, se presenta una vida útil bastante limitada, que obliga a la sustitución del conjunto cuando el coche alcanza un kilometraje en torno a los 40.000 Km. Muchas averías vienen derivadas de la oxidación del rodamiento, por fugas en el reten que lo aísla de la canalización de agua propiamente dicha; otras por utilizar un tipo de agua demasiado dura y que forma excesivos depósitos de cal, otras por deformaciones en el eje o en la pala de la turbina y existen naturalmente fugas pro rotura de junta o por perdida del apriete.

Solo en estos últimos casos la reparación esta plenamente justificada, ya que resulta especialmente sencilla. Hablando del funcionamiento de la bomba en si, pueden existir fallos en el funcionamiento motivados por rotura de la correa o falta de tensado de la misma.

En el resto de las circunstancias antes apuntadas, siempre interesara mas la sustitución completa de la bomba que su reparación, ya que no se trata de una pieza especialmente costosa y de otra parte, se trata prácticamente de una pieza monocuerpo, o mejor dicho, dividida en dos componentes, entre los que ha de existir un ajuste impecable, que difícilmente se podrá conseguir cuando se separa para realizar cualquier reparación.

Por lo que se refiere al desmontaje de la bomba vieja y el montaje posterior de la nueva, se trata de una operación de absoluta sencillez, en la que solo se ha de prestar una especial atención al limpiar impecablemente la superficie de unión entre bomba y bloque, eliminando la junta antigua, que frecuentemente se desmenuzara, pues suele unirse con sellantes especiales.

Al cambiar la bomba de agua, además de disponer del recambio correspondiente y de la junta de unión, es interesante aprovechar para sustituir la correa cuando esta no se encuentra en un impecable estado de funcionamiento, para cambiar el liquido del circuito de refrigeración y también realizar una limpieza completa del circuito en el caso de que la sustitución se vea necesaria por apreciarse un exceso de temperatura en el circuito.

 

 

 1. Las herramientas necesarias para el cambio son solo unas pocas: Alicates, llaves, destornillador y una rasqueta con la que eliminar los residuos de la vieja junta.

 

 2. En algunos modelos, la bomba va conexionada al ventilador o este esta movido por la misma correa, aunque lo mas actual es que este actué independiente, con mando eléctrico.

 

 

 3. Antes de proceder al cambio habría que quitar el liquido del circuito, soltando para ello el manguito que va del radiador a la bomba, en el extremo de unión a esta.

 

 

 4. De entrada, se sueltan los tornillos que enlazan la polea con el cuerpo de la bomba, aflojándolos antes de quitar la correa, para que esta sirva de punto de amarre.

 

 

5. Ya con los tornillos flojos puede retirarse la correa, para lo cual se tendrá que destensar actuando sobre los tornillos situados en el soporte del generador.

 

 

6. Tras ello se retira definitivamente la polea, quedando el cuerpo de la bomba perfectamente visible y apto para proceder a su desmontaje.

 

 7. Normalmente, la bomba va fijada al bloque mediante cuatro pequeños tornillos practicables mediante una llave de tubo o de codo.

 

 8. Retirados dichos tornillos, se realizara una cierta presión oscilatoria con la mano para separar el cuerpo de la bomba, en caso de dureza excesiva, utilizar un martillo de goma.

 

 

 9. Tras ello, la bomba saldrá con facilidad de su alojamiento, tener precaución, ya que se verterá cierta cantidad de liquido refrigerante.

 

 10. Se procede a retirar la vieja junta si ha quedado unida al bloque, operación bastante dificultosa en el caso de haberse empleado pegamento durante el montaje de la anterior.

 

 

 11. El cuerpo de la bomba no interesa separarlo en la mayoría de las ocasiones, resultando mas interesante la reposición completa de la pieza.

 

 

 12. Es muy importante que no se queden en el bloque residuos de la vieja junta y para ello habra que rascar los restos de ella o sellante que puedan existir.

 

 13. Tras pasar la rasqueta es recomendable rematar el trabajo con una lija fina y limpiar luego las impurezas con agua o aire a presión.

 

 14. Antes de proceder al remontaje, repitiendo a la inversa los pasos dados hasta ahora, se instalara una nueva junta. Para mayor seguridad y evitar fugas de agua por la unión, es recomendable montar juntas con un sellante o “hermetic” adecuado.

 

 


Volver a la página anterior
Volver a la página principal