Rumorosidad de Bielas y Pistones:

·         Causa.- Juego excesivo entre casquillos de biela y muñequillas o éstas ovaladas.

Solución: Cuando existe holgura entre los casquillos o cojinetes de biela y el cigüeñal se percibe claramente un ruido como de golpeteo. Este ruido se acentúa al ralentí o con motor ligeramente acelerado. Par reparar bastará poner un juego nuevo de casquillos de biela, previa medición del óvalo de la muñequilla del cigüeñal, ya que si es más de lo tolerable habrá que rectificar y poner casquillos sobre-medida.

  • Causa.- Mal paralelismo de biela con cilindro y mala alineación con el pistón.

Solución: En ambos casos, la rumorosidad proviene de trabajar la biela en posición forzada, y desemboca en averías colaterales, tal como destrucción de segmentos, de pistones o de casquillos de biela.

La solución consiste en desmontar y alinear correctamente los conjuntos cigüeñal biela, pistón y cilindro.

  • Causa.- Baja presión de aceite.

Solución: El aceite hace como de almohadilla entre las muñequillas de cigüeñal y los casquillos de biela, de tal manera que, cuando el sistema de lubricación proporciona una presión inferior a la normal, las superficies de ambos elementos pueden llegar a golpear y a deteriorarse rápidamente.

La solución será la revisión y reparación, en su caso, de la bomba de engranajes y la válvula de descarga del circuito de lubricación del motor.

  • Causa.- Juego excesivo entre pistón y cilindro.

Solución: Por el mucho uso del vehículo, o por mal montaje o reparación, puede existir demasiada holgura entre pistones y cilindros, dando lugar al golpeteo del pistón, gran consumo de aceite o rotura de segmentos.

No existe otra solución que rectificar el bloque y poner pistones sobre-medida.

  • Causa.- Juego excesivo entre segmentos y sus ranuras o cajas de alojamiento.

Solución: Cuando existe una tolerancia superior a la normal entre segmentos y sus cajas, hay que proceder a cambiar sin demora pistones y segmentos, ya que de continuar esta situación es muy fácil que se partan dichos segmentos y provoquen serias averías en los cilindros.

  • Causa.- Juego excesivo entre bulón y pistón.

Solución: Cuando esto sucede existe cabeceo excesivo del pistón, con el consiguiente golpeteo sobre el cilindro, circunstancia que suele ser perceptible con el motor a bajas revoluciones.

Se debe desmontar el conjunto y ajustar conforme a las tolerancias indicadas por el fabricante.

  • Causa.- Juego excesivo entre bulón y pié de biela.

Solución: Del mismo modo que en el caso anterior, suele percibirse con el motor a bajas revoluciones.

La solución también es desmontar y ajustar a las tolerancias señaladas.